Desplanetadas

24726454_992128840930410_2098022415_o

a esta entrada sobre el libro de poemas de mis compañeras del Centro de Integración Frida, Desplanetadas, que acaba de ser publicado, le corresponden muchas categorías del blog:

.amor amistad cultura filosofía
nos encontramos por más dos años en el taller de poesía y fanzine del Frida. nos escuchamos, hablamos y, a partir de esa escucha-habla, nos pusimos a escribir: desde el amor fecundo que se tienen las amigas, ese vínculo productivo que es la amistad para la filosofía, una relación que, como dice Blanchot, “no tiene dependencia, donde cabe toda la sencillez de la vida”.

.arte
el taller, los poemas, son un arte de movimiento doble: entre todas creamos algo y, en esa acción, nos recreamos: hablantes, escuchantes, lectoras, escritoras, recitadoras. todas esas artes combinadas, en y desde nosotras, están ahora en un libro, Desplanetadas.

.edición,
para ir de esa creación-combinación al libro, armamos las series de poemas que configuraron sus órbitas y galaxias de amor, eros, lucha, experiencia, felicidad, sueños. poemas singulares y colectivos, dispuestos en cada página con los desplazamientos que un sistema planetario pide.
en la tapa, que diseñó la profe de arte y reciclado del Frida, la China Gabriela Crespo Martí, está la imagen de nuestra frida guerrera con su universo en ebullición; y su voz, que se escucha bien clara, porque el pañuelo que lleva no es mordaza sino protección: usen el lenguaje para decir lo que les impida vivir.

.espiral 6
Bruno Rota de Espiral 6 diseñó el interior del libro, puso a girar los astros-poemas, hizo que cada serie brille y cada texto muestre su luz propia: los versos se deslizan cuando lo requiere la mecánica de su baile, los poemas se juntan o se alejan según su planetario juego de atracción.

.mujeres género feminismo
somos mujeres de mucha pasión: es una de las frases-bandera de la organización de la que formo parte, No Tan Distintas. desde ese apasionamiento, nos encontramos, hacemos y escribimos: como dice el poema-prólogo del libro, nos damos un poco de locura para crear, ahora que podemos decidir cuándo andar desplanetadas.

.poetas
27 mujeres en distintos momentos de 2015, 2016 y 2017 produjeron poemas singulares y colectivos, textos de furia, de amor, de humor y de dolor. una poética de la lucha, como se llama uno de los últimos textos grupales; del descubrimiento de la fuerza propia: hoy descubrí una parte de mí más fuerte; de la fuerza de todas, incluso si el yo gramatical está en singular: aunque no me quieras ver, me vas a ver.

.sobre el poder y la mentira y la violencia
nos quieren hacer creer que no tenemos esa fuerza, que no podemos juntarnos ni crear. pero, en estos poemas, cada vez que pisamos mal y nos caemos, no hay derrota: me enojé y me reí. me levanté. somos orgullosas y decimos que no. somos chicas pokemons go, no compramos lo que nos quieren vender, bien sabemos que la felicidad del sistema no tiene valor. que a la revolución se la cuenta y se la canta, y en ese contarla y cantarla, se la hace.

 

Anacostia . PJ Harvey . un pequeño sol rojo

pj harvey

Anacostia

a tiny red sun
like a tail light
down the overpass

PJ Harvey

*

mi versión 1:

Anacostia

un pequeño sol rojo
como un faro final
debajo del puente

*

“Anacostia” es el último poema del libro The Hollow of the Hand, poemas de PJ Harvey y fotografías de Seamus Murphy. Pertenece a la serie “Washington DC”.

*

En el último disco de PJ Harvey, The Hope Six Demolition Project, está el tema “River Anacostia”, que en una parte de su letra dice:

A small red sun makes way for night
Trails away like a tail light
Is that Jesus on the water
Talking to the fallen trees?

*

A partir de la letra de “River Anacostia”, es posible ver que el puente/overpass del poema no es cualquier puente o pasarela: está sobre un río. Y el pequeño sol rojo da paso a la noche, dejando una estela de luz como la que dibujan las luces rojas de los autos al alejarse. Pienso en los efectos de víbora de luz que hacen las luces de neón, en el brillo de la luz sobre un agua ondulada.

*

*

mi versión 2:

Anacostia

un pequeño sol rojo
deja un rastro de luz
ahí abajo en el río

*

 

 

 

Rondel . Muriel Rukeyser

RONDEL

Ahora que tengo cincuenta y seis,
vamos a celebrar, vení.

¿Cómo son el canto, el sexo,
ahora, a los cincuenta y seis?

Bailan, pero es diferente
con la distancia y la muerte;
ahora que tengo cincuenta y seis,
vamos a celebrar, vení.

.

RONDEL

Now that I am fifty-six
Come and celebrate with me –

What happens to song and sex
Now that I am fifty-six?

They dance, but differently,
Death and distance in the mix;
Now that I am fifty-six
Come and celebrate with me.

.

Este poema de Muriel Rukeyser aparece en su libro Breaking Open de 1973.

 

 

saben y mienten

dice que no sabe
que ellos no fueron
situación dice
cuando debería decir
represión
pero en su tono
en su modo
en los ojos opacos
ahí en lo que no dice
se le escapa
la verdad
.
sabe y calla
como antes sabían
y callaron
decimos aparición 
porque no puede ser
lo otro
en nuestras bocas
no tiene nombre
.
nosotros decimos
con vida
ellos dijeron
los vamos a cazar a todos
allá
hacia el río
tirale al negro
gritaron
.
a las mujeres nos dicen
que nos tomemos
nuestra propia sangre
indias sucias nos gritan
nosotras
los miramos de frente
con ojos de desafío
cuando callamos
estamos luchando
.
saben y mienten
nosotros
nosotras
cuando gritamos es
para decir verdad

como si el aire lo elevara

Querés que volvamos
por la calle del bulevar.
Hay otros caminos
más directos
para llegar a tu casa
,
pienso y casi te lo digo.
Pero el resplandor del día
me enceguece un poco,
me entibia, y acepto.
Hace unos meses
que mamá murió
y tengo que reinventar
mi vínculo con vos,
con el mundo.
Siento que mi brazo
va hacia el tuyo
como nunca antes,
como si el aire lo elevara.
Así caminamos, al ritmo
pausado de tus años
bajo el cielo y la luz
de este invierno nuevo.

Tell all the truth but tell it slant . Emily Dickinson . El mismo cielo, otro cielo

En el blog https://siempreotrocielo.wordpress.com
con Isadora Paolucci traducimos poesía, aquí nuestro manifiesto https://siempreotrocielo.wordpress.com/acerca-de/

Esta es nuestra última entrada allí, una versión que intenta poner en práctica el ars poética de Dickinson, para poder decir la (nuestra) verdad del poema.

Tell all the truth but tell it slant—
Success in Circuit lies
Too bright for our infirm Delight
The Truth’s superb surprise
As Lightning to the Children eased
With explanation kind
The Truth must dazzle gradually
Or every man be blind—

– Emily Dickinson

Para decir la verdad, hay que tomar un desvío—
el camino indirecto es el más acertado
brilla por demás para nuestra frágil Dicha
la magnífica sorpresa de la Verdad
Como se explica el Relámpago a un Niño
con la mayor delicadeza
la Verdad tiene que deslumbrar de a poco
o su luz nos dejará ciegos—

[versión de Daniela Camozzi e Isadora Paolucci]

Comentario:
A partir de una primera versión en la que intentamos respetar las rimas del original, y en la que no nos convencían algunas soluciones, fuimos trabajando cada verso. “El camino indirecto” que propone Emily terminó siendo el procedimiento de traducción
—de escritura— que nos resultó satisfactorio. En los dos primeros versos y en el último, nos alejamos (en apariencia) del original, para poder acercarnos a una expresión que sentimos más auténtica. Para decir la verdad, hay que tomar un desvío.

Mito . Muriel Rukeyser . Eso es lo que vos pensás

MITO
Mucho después, Edipo, anciano y ciego, al vagar por
los caminos, sintió un olor familiar. Era
la Esfinge. Edipo le dijo: “Quiero preguntarte algo.
¿Por qué no reconocí a mi madre?” “Porque diste la
respuesta equivocada”, contestó la Esfinge. “Pero eso fue
lo que hizo todo posible”, respondió Edipo. “No -dijo ella-,
cuando te pregunté: ¿qué camina en cuatro patas a la mañana,
en dos al mediodía, en tres a la tarde?, vos me contestaste:
el Hombre. Nada dijiste de la mujer”. “Pero al decir Hombre
-explicó Edipo- quedan incluidas las mujeres.
Cualquiera lo sabe”. A lo que ella retrucó: “Eso es
lo que vos pensás”.

MITH
Long afterward, Oedipus, old and blinded, walked the
roads. He smelled a familiar smell. It was
the Sphinx. Oedipus said, ‘I want to ask one question.
Why didn’t I recognize my mother?’ ‘You gave the
wrong answer,’ said the Sphinx. ‘But that was what
made everything possible,’ said Oedipus. ‘No,’ she said.
‘When I asked, What walks on four legs in the morning,
two at noon, and three in the evening, you answered,
Man. You didn’t say anything about woman.’
‘When you say Man,’ said Oedipus, ‘you include women
too. Everyone knows that.’ She said, ‘That’s what
you think.’