Juan L. Ortiz

Iba la felicidad

Iba la felicidad
a cuatro remos volando
en el cielo del río
hacia el fondo de la tarde.

La felicidad buscaba
el secreto de la tarde,
y no podía encontrarlo,
pues su misterio huía
cada vez más, de tan diáfano.

…Y no podía encontrarlo.
Pero cantó, y el sensible
cristal íntimo se hirió:
el canto había encontrado
el secreto de la tarde.

A cuatro remos venía
la felicidad aleteando
desde el fondo de la tarde.

Un largo rosa espectral
era el cielo del río.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s