la pura verdad

Wronsky no veía nada ni a nadie. Se sentía dueño del corazón de Ana, no porque lo fuera en realidad -no creía haberlo logrado aún- sino porque las emociones que ella había despertado en él lo llenaban de felicidad y de euforia.

¿Qué resultaría de todo ello? No lo sabía aún: ni siquiera se había detenido a pensar sobre esta cuestión. Lo cierto era -lo observaba con placer- que todas sus energías, hasta entonces diseminadas y aisladas, se encaminaban ahora, con un vigoroso y unánime impulso, hacia un único y bendito fin.

Se sentía profundamente feliz. Sabía muy bien que aquello que él le había dicho era la pura verdad, que iba adonde iba ella, que esto constituía el más claro anhelo de su vida y le llenaba de felicidad, una felicidad que procedía del sonido de su voz y de su presencia.

Ana Karenina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s