Otoño

Así debería ser el dios
de las estaciones:
escansión pura,
lágrima dorada.

Pura como la dicha
del pasto cobrizo
y el musgo perenne.

Dorada como el rubor
en tu risa, o el tornasol
frío de tus ojos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s