Como si nada

Salgo a la calle
y adopto el desparpajo
de quien va a la feria
con su lista de quehaceres.

Apenas unos pocos jazmines
y un puñado de cerezas frescas.

Creo haberlos engañado
copiando sus gestos,
intercambiando señas y miradas
que maravillosos me corresponden.

Digo jazmín y aparecen flores blancas.
Digo cerezas y me dan el fruto rojo.

Sólo queda esperar la mañana
y ver si el ritual se repite,
como hoy,
inexplicablemente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s