El fogoneo del miedo

“Se supondría que todavía quedan mentes despejadas, en condiciones de preguntarse cómo puede ser que de un momento a otro las noticias salten de aquí para allá sin ton ni son aparente. Del delito urbano a los mosquitos, del paco a la cotización del dólar y de los mosquitos a los chanchos. ¿Es tan difícil advertir que el vector de todas esas impresiones es el miedo? El fogoneo del miedo. Tengamos miedo, es la orden no escrita. Miedo del otro, miedo de salir a la calle, miedo de que la economía se derrumbe, miedo al estornudo, miedo a que nos dejen sin trabajo las empresas que la levantan en pala, miedo a unas líneas de fiebre. Miedo. Cuanto más miedo, más reclusión. Cuanta más reclusión, menos agrupamiento social y menos solidaridad. Fórmula eficaz, cómo que no: asustar a la gente. Porque gente asustada es más o menos igual a gente que cree/apoya/vota al primer mago que el imaginario de los asustados quiera imaginarse como tal. ¿Nadie repara en si acaso no hay negocio ideológico, y luego o antes pecuniario, en que cada vez tengamos más miedo? ¿Tan pocos son los que se detienen a dudar, aunque sea, de los beneficiarios del temor permanente? ¿Quiénes manejan vacunas, empresas de “seguridad” privadas, antivirales, pánicos financieros? ¿Quiénes conducen los medios que sobreactúan todo eso?
Eduardo Aliverti
http://www.pagina12.com.ar/diario/elpais/1-124315-2009-05-04.html

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s