Perdida en la traducción

Iba a subir un poema de Leónidas Lamborghini (sí del Solicitante descolocado, sí de la edición de tapa celeste y blanca de los setentas con las caras de patoruzú y de ella y de él), y heme aquí poniendo otra vez Perdidos en Tokio, acusada de fascista, y algo de eso hay en esta peli de actor yanqui alto tan alto y chica de Yale inteligentísima en Japan, ella  ahora con peluca rosa y cabeza sobre el hombro de él, ella siempre fumando. Pero, pero, hay también esta mirada tan femenina de las cosas, del mundo, y tan neurótica que, vamos si es uno de mis temas preferidos, el amor imposible y chejov y no me arrepiento de este amor aunque me duela el corazón. Y el insomnio que le sienta perfecto a sus personajes deambulantes, sonambulescos, desconsolados allí. Ya subiré fragmento de Perdidos en, y un poema de LL, ahora sigo viendo a Bill y a la chica, en quizás una de las mejores pelis sobre la decadencia de Occidente y la soledad y, que he visto hace rato, habrá otras tantas por ahí, todavía no vi El discreto encanto de la burguesía, sabrán disculpar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s