dos poemas de umberto saba . solo oyes el silencio, no ves nada más que aire

Ventana

El vacío

del cielo sobre el color de purgatorio

de las tejas. Detrás, la maternal

línea de las colinas; la cuesta abajo donde

de las cornisas del teatro bajan

palomas; reverdece

un árbol que poca tierra nutre;

estatuas llevan alados en la lira;

niños con caprichosos gritos andan

corriendo.

 

Nietzsche

En torno a una grandeza solitaria

los pájaros no vuelan, ni indecisos

hacen junto a ella el nido. Solo oyes

el silencio, no ves nada más que aire.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s