cuatro poetas italianos . siglo xx . pero acordarse de la liberación imprevista es más dulce

Giuseppe Ungaretti

MAÑANA
Me ilumino
de inmensidad.

(Versión de J. Delgado)

MI CASA
Sorprendido
después de tanto
por un amor

Creía haberlo desperdigado
por el mundo.

(Versión de R. Alonso)

Salvatore Quasimodo

Y DE PRONTO ANOCHECE
Cada uno está solo sobre el corazón de la tierra
traspasado por un rayo de sol
y de pronto anochece.

(Versión de C. Viola Soto)

Scipione (Gino Bonichi)

A la caída del sol una oveja
ha tenido un cordero.
Ha salido todo de lana, con la sangre,
el corazón, la voz.
Los hombres salen
y parten.
Los perros silenciosos se van,
los árboles esperan la oscuridad
para ignorarse,
las hierbas olorosas se ponen
en camino.
Las lechuzas gritan, todo se mueve
y la angustia llena el aire
de inquietud.

(Versión de J. Delgado)

Sandro Penna

La vida es acordarse de un despertar
triste en un tren al amanecer, haber visto
afuera la luz incierta: haber sentido
en el cuerpo roto la melancolía
virgen y áspera del aire punzante.

Pero acordarse de la liberación
imprevista es más dulce: a mi lado
un marinero joven: el azul
y el blanco de su uniforme, y afuera
todo un mar de fresco colorido.

(Versión de L. Daelli)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s