En la página brilla

ese grano de arena

como sílice real.

Pero no, es un reflejo

en la hoja como es

un reflejo la luz

que ahora se filtra

mientras cumplo el ritual

de destender la ropa.

La vida sigue siendo

completa alienación

y el desquicio del mundo

no va a ceder

así de fácil.

Pero en este momento

de luz doméstica

entrecierro los ojos

y bailo en una playa

lejana del Caribe

que no conoceré

jamás.

Giro y giro en el brillo

de este grano de arena,

rojo sol del instante.

Y amanezco en el mar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s