Paulo Freire . Pedagogía de la Autonomía . Una nueva rebeldía

No creo que las mujeres y los hombres del mundo, independientemente si se quiere de sus opiniones políticas, pero sabiéndose y asumiéndose como mujeres y hombres, como personas, dejen de profundizar esa especie de malestar ya existente que se generaliza ante la maldad neoliberal. Malestar que terminará por consolidarse en una nueva rebeldía en que la palabra crítica, el discurso humanista, el compromiso solidario, la denuncia vehemente de la negación del hombre y de la mujer y el anuncio de un mundo “personalizado” serán armas de alcance incalculable.

Fragmento de la Pedagogía de la Autonomía de Paulo Freire.

el futuro en el presente . bernardo verbitsky . villa miseria también es américa

Hasta los chicos cooperaban, arrojando a la fogata papeles, alguna maderita. Pensaba Fabián que era la única manera de combatir el desaliento de la gente. Avanzaba un poco a ciegas, solo guiado por su intuición. El trabajo en común, en equipo y con conciencia de que formaban una comunidad, era lo único que podía salvarlos. Había allí gente  que conservaba un charco delante de la puerta en lugar de colocar unas piedras o unos ladrillos. Intentar cualquier cosa, antes que ese tipo de resignación. Trabajando se repecha la difícil cuesta de una salida hacia el futuro. Trabajando creaban el futuro en el presente, y disfrutaban el placer de ese esfuerzo.

Fragmento del capítulo 2 del libro Villa Miseria también es América, Eudeba, 1966.

la vida boba

¿Cómo pensar una experiencia estética cuyo horizonte no quede reducido a la reproducción del mundo (de la publicidad y las marcas) ni su politización a marchitas dinámicas de adhesión o compromiso? ¿Cómo tejer una experiencia estética que permita gambetear la vida boba, el repliegue sobre la pequeña tribu, la gestión -siempre al borde el naufragio- de la vida individual? ¿Es posible que prácticas antes contenidas en el campo del arte sean reorientadas a contener la guerra de modos de vida que caracteriza nuestra existencia urbana contemporánea? ¿Con qué imágenes de politización puede uno toparse en ese territorio?

“La función central y constitutiva de las prácticas artísticas no consiste tanto en contar historias como en crear dispositivos en los que la historia pueda hacerse”, formulaba el esquizoanalítico Félix Guattari en un texto olvidado. Sospechamos cierto valor de la experiencia estético-artística como soporte y motor de estos dispositivos por los que transcurre la historia, dispositivos productores de mundos, de sentido, de subjetividad (de la fábrica de presente a la producción de posibles). La experiencia estética aparece así como un espacio de exploración de las potencias y límites de la vida en común en un momento determinado. Porque ésta puede volverse –e incluso debería, en condiciones en las que la aceleración y mediatización de la existencia tiende a bloquear y automatizar los afectos, el deseo y la facultad de expresión– una apuesta a la reactivación de la sensibilidad, al encuentro con la corporeidad del mundo y a la capacidad de apertura a lo indeterminado como condición de constitución de lo público.

Y este hacerse de la historia no es un nunca un devenir individual y determinado. Gran parte de la potencia de estas dinámicas estéticas, intuimos, reside en el desplazamiento de la figura del autor (soberano del texto y del presente que fabrica) y en la gestación de prácticas de producción híbridas, ambiguas, anónimas (escribir para poder ser anónimo: lo otro exacto del mundo de las luminarias artísticas, televisivas, académicas, tenaces gestores de su propia y, en general, escasa luz). Dinámicas colectivas no reducibles a un yo y una conciencia personal. Dinámicas colaborativas que desdibujan los lugares en juego y los límites de la obra (en las que ya no es evidente la existencia de un público o un auditorio, como un afuera de lo producido o provocado), evidenciando la cooperación como fundamento de un presente en el que los medios de producción pasan por nuestras manos y nuestros cerebros. Dinámicas posautónomas que se desarrollan sin basar su legitimidad en marcos de autoridad indiscutidos que las organice y las valore, cuando buena parte de las categorías que permitían mesurar el valor de una obra y se revelan anacrónicas e inútiles.

Fuente http://www.revistacrisis.com.ar/Estetica-y-politica-en-tiempos-de.html?var_mode=calcul

la pirámide

mientras mis jóvenes compañeros de la scalabrini festejaban ayer bailando y cantando y agitando las banderas, yo los miraba desde la base de la pirámide y, aunque mi cuerpo apenas se movía, también bailaba con su misma felicidad . las lágrimas querían salir pero no las dejé . las empujé para adentro y me concentré en grabar con los ojos todo lo que pasaba: los besos, los abrazos, la alegría . recortada nítidamente en el cielo de la noche, la pirámide brillaba . serían los reflectores, o su pintura blanquísima, no sé . yo creo que era otro brillo . uno que estaba en la plaza, en todos allí, y que ella recibía

en memoria de fernando benítez. su luz brilló también ayer en la plaza

infancia en calle y trabajo artesanal . nos manifestamos desde perdidos en retiro en la legislatura porteña el 12-10-2011

no hay soluciones universales para problemáticas que, si bien tienen puntos en común, presentan aspectos distintivos y singulares que requieren, a su vez, respuestas diseñadas para cada caso. Así, desde una definición general de infancia en calle como uno de los tipos específicos de infancia, que desafía las concepciones idealizadas de clase media de niñez y de familia, es preciso progresar hacia un reconocimiento de sus matices y particularidades, para dar respuestas eficaces desde renovados enfoques del Estado, que se debe proponer un trabajo fluido y flexible: un trabajo artesanal con subjetividades que han sido destrozadas y que necesitan de una gran tarea de reconstrucción, afectiva y contenedora, que debe encararse con un espíritu profunda y verdaderamente solidario

el Estado raras veces interviene para prevenir las situaciones de riesgo a las que se exponen las familias con niños o los niños solos en la calle. Pero aparece efectivamente para castigarlos y criminalizarlos. En los acompañamientos que hemos realizado en este tiempo, pudimos ver cómo los mismos dispositivos públicos, discriminan y excluyen a la gente de la calle. Asimismo, sabemos que la legislación que garantiza los derechos de los chicos existe pero que, sin embargo, no se cumple por falta de voluntad política

el texto completo, aquí

nadie puede predecir el momento de la revolución . a ocupar wall street . reading by candlelight

la contratapa de Juan Gelman de hoy en Página http://www.pagina12.com.ar/diario/contratapa/13-178007-2011-10-02.html

.

el video de la ocupación http://vimeo.com/29513113

.

una nota sobre la biblioteca que armaron en el lugar, con libros de política y de poesía (salen las hojas de hierba de whitman y el aullido de ginsberg) . hay lecturas nocturnas a la luz de una vela http://www.newyorker.com/online/blogs/books/2011/09/the-occupy-wall-street-library.html

.

el sitio del movimiento social, con la agenda de asambleas (sí, asambleas) y la información actualizada de las marchas, piquetes (sí, piquetes) y de la represión (lo que más temo, la reacción) https://occupywallst.org/

.

el new york times informa que hubo 700 detenidos ayer en la marcha por el puente de brooklyn  http://cityroom.blogs.nytimes.com/2011/10/01/police-arresting-protesters-on-brooklyn-bridge/ la foto de arriba es de esta nota

.

como en chile como en grecia con en españa, como en tantos lugares, los jóvenes y no tan jóvenes salen a la calle a poner el cuerpo . orgullo por ellos, dolor por la violencia de los estados que matan a sus pueblos

.

aquí en la argentina y en américa latina, la oportunidad histórica de tener al estado al fin de nuestro lado, por ejemplo, así http://bibliotecaescolar.educ.ar/content/decreto-16022009-asignaci%C3%B3n-universal-por-hijo

“Raymundo” de Virna Molina y Ernesto Ardito

Proyección-homenaje al cineasta desaparecido Raymundo Gleyzer, en la plazoleta del barrio que lleva su nombre (Donato Alvarez y Espinosa), este sábado 1 de octubre a las 19,30 horas, gratis, al aire libre, cine en la plaza, cine en la calle… Presentará la película Juana Sapire, quien fue sonidista de Cine de la Base y compañera de vida de Raymundo Gleyzer. Esta proyección es organizada en conjunto con la agrupación La Tendencia.