Carlos Mastronardi – 2

Al renegar del pasado, el hombre de hoy se ha vuelto plano.  Hasta el lenguaje de la poesía se ha tornado funcional: vociferante o anodino, sin matices.  Las palabras afirman o niegan, no evocan.  El presente, la única dimensión temporal que se toma en cuenta, no constituye indudablemente una caja de resonancias.  No hay, no puede haber música, por ende.  Creo que cuando Mastronardi comenzó a escribir Luz de provincia, unos sesenta y cinco años atrás, las cosas eran diferentes, por cierto, pero no demasiado.  Lugones ya se había cansado de parodiar la música en su concertino lunar, y el vanguardismo, a su vez, le había puesto una buena dosis de naftalina a esa idea de aflicción expectante que es la nostalgia, plegándola cuidadosamente en el baúl del siglo pasado.  Martinez Estrada dejaba la poesía y empezaba a teorizar.  No hacía falta ser vidente para comprender qué clase de mundo se avecinaba.  En esa encrucijada, ligando su anacrónica sensibilidad a la disciplina, Mastronardi optó por transmitir la imagen del paisaje de su provincia envuelto en un eco de la tradición que amaba.  Era, a todas luces, una jugada fuera de moda.  Contra lo previsible, su fidelidad  tuvo premio: su poesía está viva.  Entre la de sus coetáneos, sólo la poesía de Borges posee similar belleza e idéntico rigor.

Extracto del texto de Ricardo Herrera publicado en http://www.autoresdeconcordia.com.ar/mastronadi_critica.htm

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s