Juanita Tinsley

Después de las cartas, quedan el trabajo,
los abrigos, la comida, los zapatos,
y la presurosa oscuridad de la tarde

que en el cristal de la ventana dibuja
mi rostro, el pelo ensombrecido,
y difumina los papeles dispersos.

¡La lentitud de las cartas! Siempre,
dijo el forastero, procuraré
“vivir con entereza, en libertad.”

Sé que en mi país se entonan canciones,
baladas desmemoriadas, pero acá,
en mi pueblo, contemplo la injusticia.

Cuando veo mi hogar, el despreocupado
desfiladero, las ilustraciones de los libros,
surge el rostro del General Wise, envejecido

por la acción de sus enemigos, como los rostros
que me mostró el forastero en el pueblo.
Lo vi con claridad, y pude ver mi lugar.

Por delante queda la esperanza: allí están abril
y el mes siguiente, que traerá la brisa más suave
y quizás entonces descansen en su tierra,
y quizás entonces sean la canción dichosa, y el amor,
un muchacho alto que nunca estuvo en un túnel.

Muriel Rukeyser, de El libro de los muertos (The Book of the Dead), 1938.
El original puede leerse en http://www.questiaschool.com/read/30350936?title=Juanita%20Tinsley

Notas:
El libro de los muertos, una de las obras poéticas más ambiciosas y menos comprendidas de la Gran Depresión estadounidense, es un largo poema que gira en torno a la llamada tragedia del túnel Gauley: a principios de la década del treinta, alrededor de 800 obreros mineros murieron de silicosis aguda, una enfermedad pulmonar causada por la inhalación prolongada de polvo de sílice, luego de haber trabajado en condiciones infrahumanas en la excavación de un túnel en el Condado de Fayette, Virginia del Oeste.
– En una entrevista radial, le preguntaron a Rukeyser por qué había elegido este tema, a lo cual respondió: “Sostengo que éstos son precisamente los temas en los que hoy debe basarse la poesía, así como en las respuestas personales que siempre han sido su fundamento. El mundo real, y no algún tipo de estructura fantasiosa que no tenga nada que ver con la realidad, debe proveerle los materiales a la poesía moderna”.
– Ayer fue el Día de la Minería, considerado un día de luto por las organizaciones que luchan contra la depredación del medio ambiente y el impacto ambiental y social que producen los emprendimientos mineros.
– Vayan esta traducción y estas palabras de Muriel Rukeyser como homenaje a los obreros mineros que han enfermado y perdido la vida por causa de sus condiciones de trabajo, y a todos los que luchan por impedir el saqueo de los recursos naturales.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s